Mapa Web  Nuestra LITERATURA  "Historias" del Arte  Directorio del Arte  FORO  CONTACTO

Grandes Autores Mujeres en la Literatura Siglo de ORO Teatro Español del XIX Literatura Norteamericana Nuestros/as AUTORAS/ES
Literatura Clásica Edad de Plata

 

Gigantes de la Literatura norteamericana. Una de las generaciones de escritores más influyentes de todos los tiempos

Paco Herranz: Catálogo de la primera época de su pintura.

Heavymetalthunder.hol.es: Protagonistas de la mejor música del siglo XX

A. Esteve: Licenciado en Bellas Artes. Copias de obras de Arte.

 

Añade tu url a esta lista - Add url

Quienes somos

 
 

R. Whitegove.

Menudo par.

Hacia tiempo que veníamos escuchando historias acerca de lo que sucedía en aquella casa. Solo eran rumores entre chavales, pero rumores muy atractivos. Aquel lugar nos había hecho derrochar horas de conversación. Al. nos llevó allí. Tenía un vinculo de amistad con una de las chicas, Pa. El hermano de Pa. le dio clases de ingles. Fuera como fuera, bien por Al. A la chica Al. le resultaba gracioso, eso estaba claro. Los tres éramos muy graciosos. Tanto Al, como B., como yo, éramos un tanto peculiares para nuestros once años. Nos encaminamos hacia la casa con algunas dudas. Las chicas no vivían solas. R. un moro, vivía con ellas. Por la calle corría el rumor de que el tío se las tiraba a las dos. Llamamos y Pa abrió la puerta. Sabía que iríamos a verla y nos saludo con naturalidad, a Al. primero. Dos besos para cada uno. ¡Qué pedazo de mujer!  pensamos todos.  Desde nuestra perspectiva de hombrecitos Pa. y su amiga eran todo lo que una mujer podría desear ser. Estábamos en su casa, nos había besado, y aquello nos hacia grandes. Pa. se mostró resuelta y divertida. Nos trataba de tu a tu y aquello alentó nuestros intentos por aparentar ser los tipos mas duros de la ciudad. Su amiga estaba recostada en el sofá, cómodamente  y siquiera nos miró. Nosotros la miramos de arriba abajo y de abajo arriba varias veces. Estaba viendo una corrida de toros en la tele. Nos sentamos al lado. Pa. comenzó a bromear con nosotros. Nos preguntó acerca de las chicas, de nuestras experiencias sexuales, y nosotros le comunicamos nuestros hasta entonces sólo progresos. Después nos pregunto por nuestras correrías, donde realmente sí éramos precoces y nos gustaba explayarnos. Le contamos un par de pequeños actos delictivos y nos inventamos muchos más que pensamos podrían impresionarla. Eso le divirtió a Pa. que empezó a reír a carcajadas. Pa. se lo estaba pasando bien y decidió sorprendernos. Se marchó hacia su cuarto y volvió con dos sacos de polvo blanco que parecerían dos kilos de azúcar. -¿Sabéis lo que es esto?- preguntó. Yo dije que heroína, Al. dijo cocaína. Al. acertó. Pa. abrió la bolsita y nos ofreció. Al. se chupo un dedo y se lo llevó a la boca, como seguramente había visto en las películas. Yo rechacé el ofrecimiento pero pedí un cigarro. Estábamos muy impresionados, que duda cabe. Semejante cantidad de cocaína nos pareció algo muy importante pero no tanto como realmente era. En aquel momento el moro entró por la puerta y su mirada se dirigió directamente a las bolsas. El moro estaba cabreado y  se le notaba. Sin que lo pidiera nos levantamos los tres y le cedimos el sofá. -No saques la mierda del escondite- dijo. La chica sonrió, recogió las bolsas, se marchó a su cuarto, trasteó con los muebles y cuando volvió, todos sabíamos que la visita se había terminado. El moro sacó una esterilla de detrás de la televisión y con ella en la mano vigiló nuestra saida. Pa. Nos acompañó a la puerta. Al. le preguntó: "¿No te habremos metido en un lio?". Ella sonrió confiada. Nos dio dos besos a B. y a mi, y para Al. un único beso en los labios.  Pa. tenía nuestra más profunda admiración por los siglos de los siglos.

Volver a la lista de Autores

 

Estamos deseando conocer tu Literatura.

 

En el inexplicable vuelo del ave solitaria ponemos a tu disposición NUESTROS AUTORES, así como notas biográficas de los mejores escritores de todos los tiempos,  también de aquellos que pusieron los Pilares de la Literatura Universal con especial atención a El siglo de ORO y a La edad de Plata de las letras españolas, más un merecido homenaje a las mejores escritoras de la historia y una muy necesaria perspectiva de la Literatura Norteamericana. Añadimos una retrospectiva de la historia del Teatro español en el siglo XIX que incluye la Historia de los Teatros madrileños, una recopilación de anécdotas de la Historia del Arte, Frases Célebres, nuestro completo Directorio del Arte y nuestra recomendación personal en: los libros que no deberías dejar de leer. Si tienes algo que decir contacta con nosotros o utiliza nuestros FOROS de libre expresión